Actualidad › GacetillasColegio de Técnicos III

Colegio de Técnicos III

Comentarios: 0

EL CENTRO DE LOMAS SE MUDÓ AL COLEGIO DE  TÉCNICOS DISTRITO III

Alberto Ferrareis, a cargo de los cursos que se realizan en el Colegio de Técnicos distrito III, abrió la jornada diciendo: “La historia nos permite saber por qué hoy estamos en este lugar, nos permite aprender y saber hacia dónde vamos”. Con estas palabras presentó al licenciado Federico Guerra quien es miembro del Instituto Histórico Municipal lomense y brindó el jueves 5 de julio en la sede de Alvear 298 una conferencia sobre la historia comercial e industrial del Partido.

Guerra destacó la evolución rápida que tuvo el comercio en Lomas de Zamora sobre todo desde 1865 cuando el ferrocarril se detuvo por estas tierras que dieron formación a los primeros comercios de la calle Laprida, otrora Progreso, a la consolidación del ejido urbano y la madurez de la vida política en la región.

El disertante recordó en su charla a diversos periodistas e historiadores que investigaron la vida cotidiana de los lomenses. Y entre otros pasajes citó a Alberto Baliña quien en su libro Don Manuel y Su almacén (1855 – 1971) escribió: “El ferrocarril fue uno de los ejes alrededor del cual se organizaron las nuevas conductas sociales e individuales. Alrededor de la estación giró el itinerario de los paseos dominicales como ‘la vuelta al perro’, las ?estas, la zona comercial y la calle Laprida”.

“Cuando se inaugura el Ferrocarril del Sud, en 1865, no solamente en Lomas de Zamora estaba todo por hacer, sino que había que hacerlo todo en el extenso territorio nacional. Las poblaciones eran escasas y dispersas: no existían caminos, las provincias no podían precisar sus límites, el alambrado se desconocía, la incomunicación era total por falta de telégrafo y las agitaciones internas se sucedían provocadas por caudillos que operaban en distintas partes del país”, recordó así Federico Guerra al historiador Juan Luis Stoppini.

También hubo tiempo para pasear por los primeros comercios lomenses y de las periferias como de Banfield, Temperley y Turdera que a fines del siglo XIX y principios del XX ya comenzaban a lucir junto al tren sus primeros locales comerciales.

“Una anécdota contada por el periodista Manuel Severi en 1937 pinta la época”, dijo Guerra y leyó: “¿Quién no recuerda a la vez, a más de una vecina que detenía la marcha del tranvía con la justificada protesta de más de un pasajero en apuros, para pedirle al conductor que le trajera de la farmacia de Duchini un paquete de algodón, o $0.20 centavos de sal inglesa. O bien La Prensa, o cualquier otro menester, que tan bien y con buena voluntad se prestaban a hacer los muchachos que gobernaban la yunta mala cara de la ya destartalada carroza?”.

Sin dudas, tradiciones cotidianas en la vida de esos pueblos que respiraban aires campestres y latían a otro ritmo.

También hubo lugar para recordar las primeras industrias que hicieron grande a Llavallol: Lo que permitió que se vendieran lotes, hubiera comercios, familias y se  agrandara el pueblo. Esta localidad llegó a tener más de 40 fábricas de categoría entre las que se encontraban -algunas están hoy- la productora de vidrios Vasa, de neumáticos Firestone, de cervezas Bieckert junto a hilanderas y compañías químicas”.

Al finalizar los concurrentes disfrutaron de un lunch junto con las autoridades de la mesa directiva del distrito III y fueron obsequiados con folletería sobre los 150 años de Lomas de Zamora confeccionada por el Centro de Investigaciones Territoriales y Ambientales Bonaerenses del Banco Provincia (CITAB) y el Instituto Histórico Municipal de Lomas de Zamora.

Dejar un comentario

Se pueden usar las siguientes etiquetas XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>






Artículos Recientes

Artículos Más Vistos

Comentarios Recientes